Noticias

Con una temperatura media de 5º bajo cero el programa de atención a indigentes de REMAR ONG ÁNGELES DE LA NOCHE sale a repartir ayuda y esperanzas.

El cielo estrellado y limpio. El Termómetro marcando mínimos anuales de varios grados bajo cero. Personas a las que la vida les ha cogido con el pie cambiado, sin techo, sin amigos, sin lugar dónde refugiarse y, en algunos casos, esclavizados por las drogas y abandonados por la sociedad. Este es el panorama trágico y desolador al que se enfrentan cada noche los voluntarios del programa de atención inmediata a indigentes ÁNGELES DE LA NOCHE que, casi desde su fundación en 1982, tiene activo la ONG REMAR.

Haga calor o haga frío, los hombres y mujeres de la asociación empujados y alentados por la Gracia y el Amor de Dios salen a hacer la tarea necesaria de llevar alimentos, mantas, amor y esperanza a los desheredados de la sociedad, a los invisibles que muchos se empeñan en ignorar pero que están ahí en los soportales, cajeros de banco, portales, parques y zonas marginales de las grandes urbes con miradas resignadas esperando un poco de amor, un cambio de viento que les rescate.

101 MAGOS acompañó el pasado miércoles a los voluntarios de REMAR en esta incansable tarea de ser conductos vivos de la misericordia de Dios y acudieron al poblado de Valdemingomez en la Cañada Real de Madrid a repartir bebidas calientes, comida y ropa de abrigo como chaquetones y mantas a las personas que en ese escenario deambulan sin rumbo fijo. Así mismo se les ofreció en ingreso en las casas de acogida de la ONG REMAR y quedaron con esa posibilidad que algunos convierten es esperanza. Porque en toda ocasión el Amor y la Misericordia de Dios en los corazones de los hombres es lo que marca la diferencia entre vida y muerte.

REMAR 35 AÑOS…por la Fuerza del Evangelio

Colabora con nosotros



s5 logo

Revista Mensual: