Noticias

Han pasado ya 8 años desde que el territorio de Haití fue devastado por un terremoto de grandes consecuencias, datos estadísticos muestran que el 10% de la población murió en aquella tragedia, este fenómeno natural dejó el país destrozado y hundido en una situación completamente precaria y de pobreza extrema, Haití es considerado en la actualidad el país más pobre de América.

Haití vive una situación de emergencia contínua, en donde no hay recogida de basuras, ni tratamiento de las mismas, la mayoría de las casas no tiene retrete y el agua potable es un artículo de extrema necesidad. El Palacio presidencial fue destruido a causa del terremoto del 2010 y después de ocho años aún no ha podido ser levantado y restaurado. Haití no cuenta con centros comerciales, ni centros de entretenimiento, las pocas escuelas que han vuelto a funcionar dan lugar para que niños estudien con gran escasez y solo cuentan con recursos mínimos.

Recientemente Haití ha sufrido un nuevo terremoto con una magnitud de 5,9 grados dejando aproximadamente 14 muertos, más de un centenar de heridos y varios edificios destruidos.

En medio de esta situación tan preocupante REMAR HAITÍ continúa trabajando con gran esfuerzo, amor y dedicación a favor de los niños de este país, que son los más vulnerables y los más afectados con las circunstancias que les rodean.

En la actualidad Remar trabaja con niños y jóvenes de 6 a 18 años, quienes han llegado por diversas situaciones difíciles, mayormente por la extrema pobreza y precariedad de sus familias, algunos también vivían en las calles o han venido provenientes de hogares que fueron destruidos por la muerte de varios familiares, niños abandonados que han llegado con gran desnutrición, parásitos, hongos en sus cabezas y muy malas condiciones de salud.

Estos niños y jóvenes son recibidos con mucho amor y cuidado y después de un proceso de estabilización en sus condiciones físicas se incorporan al plan de educación que la ONG REMAR les proporciona, profesores contratados trabajan con ellos para nivelarlos según el grado de escolaridad que necesitan, se les brindan educación y conocimientos básicos para su normal desenvolvimiento.

Existen muchos proyectos a desarrollar en Haití, como la compra de una propiedad, una potabilizadora de agua, ya que el agua potable es difícil conseguirla en todo el país; así también está el proyecto de llegar a tener una granja con animales para el sostenimiento del hogar; también implementar mejores instalaciones para el colegio de los niños y brindar más apoyo a las familias y niños que viven en condiciones muy pobres en los alrededores del hogar que Remar Haití tiene abierto en Puerto Príncipe.

Hay muchos planes y proyectos para poner en marcha, pero necesitamos apoyo, manos y brazos que puedan levantar y sostener esta obra que día a día crece, Remar Haití sigue necesitando muchos recursos físicos, ayuda económica, alimentos, ropa, calzado y todo lo necesario para que los niños, jóvenes, adultos y familias que acuden a nuestro hogar puedan recibirlos y tener así una vida digna en medio de tanta necesidad.

Remar Haití, trabajando incansablemente en beneficio de los niños haitianos y luchando por devolverles la sonrisa.

s5 logo

Revista Mensual: