Programas

Debido a la realidad social de la existencia de una gran problemática, especialmente entre la juventud con respecto a la drogadicción, la asociación REMAR, desde sus inicios, puso un especial énfasis en luchar por evitar o paliar en lo posible el desarrollo de esta plaga social, siendo el programa central de nuestras actividades.

 

Programa de Rehabilitación de adictos a las drogas

Desgraciadamente, desde finales de los años 70 y principios de los 80 se ha producido un auge o incremento masivo del tráfico y consumo de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a escala mundial. El control de tales productos por poderosas bandas organizadas, decididas a toda costa y cualquier precio a aumentar la demanda de dichas sustancias, las ha llevado a fomentar el consumo de drogas desde edades bien tempranas, para así crear enseguida jóvenes adictos y "esclavos" drogodependientes. Estos, a su vez, para ganarse su dosis se ven obligados a vender otras, aumentando la demanda, haciendo nuevos adictos y así sucesivamente. Todo ello va generando una espiral y un incremento de toxicómanos que los Estados modernos a duras penas van conteniendo con relativo o escaso éxito, hasta la fecha.

La otra cara de la moneda, el otro lado del "tráfico", es el sinfín de muertos por sobredosis, adulteraciones, enfermedades contagiosas como el SIDA, etc, enfermos mentales, familias arruinadas y destrozadas, multiplicación de los delitos patrimoniales propiciados con el fin de obtener "la dosis", cárceles repletas de delincuentes relacionados con la droga... (Un reciente informe de la Unión Europea señalaba que el 50% de los presos encarcelados en el ámbito de dicha Unión tienen que ver con el tráfico o consumo de drogas).

Las drogas son sustancias naturales, vegetales generalmente, o bien preparados químicos o medicamentos que poseen algún efecto estimulante, depresivo, narcótico o alucinógeno. Crean dependencia en el organismo, ya sea de tipo físico o psíquico. Poco a poco, el organismo se va habituando a tales sustancias, y poco a poco, también, las va exigiendo en mayores dosis y con más frecuencia para lograr los mismos efectos que al principio. Debido a la realidad social de la existencia de una gran problemática, especialmente entre la juventud, con respecto a la drogadicción, la Asociación REMAR (Rehabilitación de Marginados) desde sus inicios puso un especial énfasis en la lucha por evitar o paliar en lo posible el desarrollo de esta plaga social, siendo el programa central de nuestras actividades.

Planteamos, por lo tanto, una alternativa real, aunque muchas veces no entendida, a esta problemática clara. En un principio nos vimos movidos a llevar a cabo esta iniciativa en base a la falta casi absoluta de respuestas por parte de otras instancias y la consiguiente creación de una bolsa de personas que vivían en un estado de marginación sin posibilidad alguna de salida, por lo cual, en el año 1982 pusimos en marcha nuestro primer centro de acogida para personas con problemas de toxicomanía.

Aunque con posterioridad nos hemos encontrado con la aparición de servicios específicos y programas terapéuticos, sin embargo hemos considerado que nuestra presencia en este área seguía siendo necesaria, en base principalmente a: La escasa capacidad de estos centros con relación a la demanda existente. La existencia de personas que por diferentes motivos, eran rechazados por estos centros y que debían encontrar alguna respuesta por parte de alguien. La excesiva tardanza en poder entrar en centros que exigen cumplir una gran cantidad de requisitos y una vez cubiertos, colocarse en largas listas de espera para poder acceder a los mismos.

En vista de todas estas situaciones, nuestra asociación se propuso dos grandes máximas de actuación:
No decir "no" a nadie que pidiera plaza en nuestros centros, lo cual nos imponía un reto de esfuerzo y dedicación añadido para poder tener las plazas necesarias para atender tanta demanda, y  Mantener nuestras puertas abiertas de día y de noche, ofreciendo una inmediata respuesta gratuita en nuestros servicios. Estas actitudes no surgían como consecuencia de demostrar nada a nadie, sino por el conocimiento cercano de la problemática del toxicómano, al que hay que atender en el momento en que decide rehabilitarse, ya que debido a los grandes cambios emocionales que sufre, es imprescindible actuar en el momento oportuno.

Nuestra actuación consiste principalmente en la acogida y tratamiento de la persona, buscando su preparación para que no vuelva a caer en la problemática que le trajo, y pueda convertirse en un ciudadano ejemplar en nuestra sociedad.

Hay que destacar que aunque en modo alguno prescindimos de los conocimientos teóricos, técnicos o profesionales, nuestra metodología se basa fundamentalmente en la experiencia práctica vivida y en la posibilidad de ejercer otras vías como son el cariño, la compasión y el compañerismo, pero sobre todo, el amor de Dios, una vivencia espiritual que liberta las vidas de cualquier atadura, ya sea física o síquica, del que tantas personas vienen necesitadas y tan buenos resultados producen en sus vidas. Indudablemente, cuando se detecta un determinado problema, síntoma, etc..., que sea competencia de determinada disciplina, se acude a la persona cualificada, prosiguiendo simultáneamente con el plan específico recomendado.

 

Ver Video
s5 logo

Revista Mensual: