Necesidades cubiertas por Remar

 

No solamente el riesgo de mortalidad de los lactantes y de los niños y las niñas menores de cinco años de edad es más elevado entre las familias pobres, sino que los hijos que sobreviven sufren las tasas más altas de desnutrición, de enfermedad, de retardos en el desarrollo, de abuso y descuido.

Dar a los niños y a las niñas el mejor comienzo en la vida, de modo que puedan sobrevivir y prosperar, resulta básico para realizar todos los otros derechos de la infancia. Pero incluso cuando los niños y niñas sobreviven, no logran crecer de una manera saludable.

 

Muchos niños ingresan en nuestros hogares con sentimiento de abandono, tristeza, apatía, pérdida de apetito, falta de comunicación, soledad, angustias… e incluso con carencias físicas, desnutrición, maltratos, abusos, abandono…

 

Debemos desarrollar todas las áreas que completan la formación del menor y una de las más importantes es la educación, ya que es vital para garantizar una mayor calidad de vida de los niños y niñas.

 

En Remar, los padres y las madres son instruidos para desarrollar una mejor paternidad y maternidad, en áreas de alimentación, higiene personal y de los niños, atención y cuidado de los mismos, preocupación y desvelo, tareas del hogar, educación moral, hábitos de comportamiento, convivencia, responsabilidad como padres, etc.

Cuando los niños y las niñas reciben el mejor comienzo en la vida, una alimentación saludable y completa, tienen más posibilidades de sobrevivir los primeros años de vida, crecen sanos, tienen menos enfermedades y desarrollan completamente sus capacidades verbales, mentales, emocionales y sociales -en síntesis, sobreviven y prosperan.

 

Orden, amistad, justicia, honestidad, responsabilidad, tolerancia, humildad, fidelidad, bondad, sinceridad, generosidad y agradecimiento.

s5 logo

Revista Mensual: