Vidas Salvadas

 

Hola soy Francisco y quiero contaros mi historia...

 

Mi nombre es Francisco Galiere Montepeque tengo 20 años, soy de la ciudad de Guatemala, tengo 2 hermanos, uno tiene 3 años y se llama Carlos David y el otro tiene 15 años se llama Carlos junior. Mi padre se llama Carlos López y mi querida madre se llama Damaris Montepeque ambos de 30 años, ingrese a fundación remar en el año de 1997 junto a mi madre y mi hermano por problemas intrafamiliares, debido a que mi padre tenia problemas de drogas que poco a poco fueron creciendo y destruyendo a una familia entera, según mi memoria recuerdo que de pequeño a los cuatro años mi madre me mandaba con mi padre acompañarlo porque según ella pensaba si yo lo acompañaba mi padre regresaría bien a casa (no drogado) pero en realidad no era así, sino que nos perdíamos por semanas, y mi madre preocupada y angustiada por mi, mientras que yo aguantaba frio, dormía en las banquetas porque mi padre me dejaba abandonado con personas que simplemente no tenían corazón ni lastima por nadie, a las semanas pues mi padre regresaba muchas veces ebrio y drogado bueno al menos llevaba dinero para sustentarnos, pero eso no persistió algún tiempo después de unos 2 años, todo cambio y fue cuando mi padre mas se perdió y mas se hundió en las drogas, y ese año fue uno de los peores de mi vida, ya que mi padre se hundió tanto en las drogas que incluso la policía lo buscaba, se desaparecía por semanas y yo ya no lo acompañaba, por temor de mi madre a que me fuera a pasar algo terrible, pero después de varios meses que el desapareció nosotros no teníamos ningún recurso a nuestro alcance, nos habíamos quedado sin alimentos, y mi madre con algunos ahorros lograba comprar algunas verduras para el resto de los días y recuerdo yo que mi madre cocía las verduras y con una tortilla con sal nos sustentábamos el resto de los días, en eso mi padre aparecía y ya no tenia dinero y venia muy agresivo, en varias ocasiones nos golpeaba y eso persistió durante todo el año, hasta que mi madre sin ninguna salida decidió irse.

Luego conocimos de remar y cuando ingresamos fuimos atendidos por varias personas que nos abrieron las puertas, fue cuando nos proveyeron de un hogar, comida, pero lo mas esencial la palabra de dios, nuestro primer hogar era llamado hogar Josué donde habían niños de 6 a 12 años, incluso nos dieron estudios y después de tiempo mi madre empezó agarro responsabilidades en la casa, y fue el apoyo del hogar, conforme el tiempo todo fue mejorando, todo era mejor para nosotros, pero sin duda alguna nuestro padre hacia falta después de varios años, repentinamente el ingreso a remar por problemas de drogas que el tenia sin el saber que nosotros ya estábamos aquí en remar.

Un lunes mi madre aterrorizada me dijo que había visto a mi padre y yo no lo podía creer yo tenia un gran miedo, a pesar de que lo echaba de menos, sin saber que hacer mi madre hablo con sus responsables y ellos le aconsejaron que hablara con el. Después de que mi padre estuviera un año en remar se casaron, yo tenía 11 años cuando ellos se casaron.

El director de remar decidió que fuéramos al departamento de Petén donde estuvimos 2 años, viviendo en un hogar de niños que tenían problemas familiares, a los 13 años nos trasladamos a Belice, y logre terminar mis estudios, pero aunque estudiaba era un poco rebelde, y me solían poner disciplina por mi mal comportamiento, sin embargo a los 16 logre recibir a Jesús en mi vida y dar un nuevo paso como una nueva persona, fue cuando decidí entregarle mi vida y servir en remar, aunque en años anteriores siempre había querido salirme de remar, pero ese 12 de noviembre de 2006 me di cuenta que dios tenia un propósito para mi en la vida, y me entregue completamente a dios, empecé a servir tirando basura, trabajando en albañilería, estuve en trabajando en un comedor solidario sirviendo comida a alcohólicos, ancianos, niños y huérfanos, después de varios trabajos duros y complicados, que para hacerlos tenia que estar entregado por completo y de corazón.

Después de eso empecé a trabajar en las tiendas de remar, armando muebles, limpiando, haciendo recogidas de comida y mudanzas, luego me involucre en la música cristiana, aprendí a tocar la batería, y me involucre mas en las cosas de dios, hacíamos ángeles de la noche, lo cual consistía en visitar a personas desamparadas rechazadas por la sociedad, y hablábamos con ellos de dios, tratando de darles a entender que había un propósito para sus vidas, mas adelante estuve de encargado en un hogar de jóvenes en Belice, llevaba la administración, las bodegas de remar en Belice, y empecé atender las tiendas de remar, poco a poco fui adquiriendo mas responsabilidades, aprendiendo nuevas cosas, pero mi anhelo era servir mucho mas, así que le pedí a dios poder venir a servir a Guatemala, después de 2 años y medio en Belice, dios me dio la oportunidad de venir a servir en Guatemala, ahora llevo 2 años en Guatemala y he estado sirviendo en una de las bodegas y tiendas de remar, ahora dios me ha dado el privilegio de llevar un hogar de preadolescentes en la cual dios me quiere enseñar muchas cosas, porque es una dura tarea que implica tener paciencia, tolerancia, amor, lo cual necesitan mucho estos jóvenes, pero sobre todo lo que le pido a dios es que el me enseñe a poder llevarlos al buen camino, para que mas adelante ellos puedan estar agradecidos con dios, y puedan conocer el propósito que dios tiene para sus vidas, lo que mas anhelo es que estos jóvenes puedan dar su vida a dios y servir en el ministerio y que sean ejemplo para los que vienen detrás.

 

Ver mas testimonios

Compra YA, tu calendario Solidario

s5 logo