Vidas Salvadas

 

Soy Adrian y quiero contarles algo sobre mi vida...

 

 

Quiero empezar dándoles las gracias a Dios, a Miguel Diez, Maricarmen Jiménez y a otros muchos que he ido conociendo en la senda de mi vida.

Mi nombre es Adrián Almeida, Canario con orgullo, felizmente casado y cuento con 4 hijos preciosos que Dios me ha dado, yo como tantos otros jóvenes inadaptados de mi época caí por suerte o por desgracia en el flagelo de las drogas y cuando digo drogas hablo de todas las que habían en mi época, fueron pasando por episodios por mi vida hasta que encontré mi verdadero amor, la heroína, con mi heroína subí y también baje, baje tan profundo que estuve a punto de suicidarme 2 veces por la desesperación y la depresión que me causaba el no poder salir de la cárcel llamada drogadicción en la que me encontraba y no estaba ahí.

Porque quería como decían y dicen muchos, tampoco fue por falta de intentarlo ya que probé todos los tratamiento que estaban a mi alcance, en esa búsqueda por salir llegue a estar interno el salud mental del hospital militar en 2 ocasiones gracias a mi padre y a algunos contactos que el tenia pero no resulto, ni en programas ambulatorios del CAI, ni contratamientos de desintoxicación con los que algunos psiquiatras si hicieron ricos, ni con las de sueño de la cruz roja nada me sirvió. Todo esto sucedió en el lapsus de 4 años, quiero decir que mi contacto con las drogas fue muy temprano, con 20 años dos intentos de suicidio y si esperanza, me convenció mi padre de volverlo a intentar una tercera vez en Salud mental del hospital militar de las Palmas, tengo que decir que allí me trataban muy bien me daban todo tipo de fármacos para que pasara el mono sin darme ni cuenta y eso era pero que muy bueno ya que en alguna ocasión lo tuve que pasar a pelo.

Para no enrollarme la tercera que fui con mi padre a hablar con el Teniente Coronel psiquiatra encargado del área de Salud Mental del hospital, me lleve una sorpresa salió a recibirnos y le dijo a mi padre Manolo que así se llama el quiero hablar con tu hijo y luego contigo a lo que accedimos, ya en su despacho me dijo sin tapujos hijo te voy a decir lo que no ye debería decir ni a ti ni a tu padre y siguió: llevo 25 años tratando como especialista adiciones y a mi pesar te tengo que decir que en 25 años no he conocido a ningún adicto que se haya rehabilitado, y aclaro si he conocido a algunos que han dejado la heroína para cambiarla por el alcohol he conocido a algunos que han dejado el alcohol para cambiarlo por lo barbitúricos o el juego y así siguió para concluir diciéndome que no había tratado en 25 años a ninguno que hubiera dejado las adicciones en su totalidad, que por desgracia han aumentado tanto las químicas como las no químicas, podéis imaginar mi esperanza donde quedo aunque para ser sincero en esa ocasión solo fui para contentar a mis padres y para que aflojaran la presión además del dinero que como era de costumbre me daban para el homenaje de despedida de las drogas, pero no acabo así el asunto después de lanzarme tremendo jarro de agua fría me dice que había un lugar... llamado REMAR donde no sabía bien lo que estaba pasando y literalmente me dijo allí creo que les lavan el cerebro y con el tiempo van con una biblia bajo el brazo y hablan de Dios pero te digo una cosa funciona dejan las adiciones y es mejor ir por ahí hablado de Dios que acabar loco, en la cárcel o muerto que es donde terminan la mayoría así que le diré a tu padre que te envié allí y en caso de no querer ir te envíe a la calle, en ese momento me dieron ganas de pegarle yo que iba a por mis buprednofinas, mis reipnol etc. me dice que me vaya a REMAR donde yo ya sabía por testimonio de otros que el mono lo tendría que pasar a pelo y termino diciendo sabes que a mí esto no me cuesta nada yo te podría ingresar aquí y tu padre me debería un favor que más tarde o más temprano cobraría pero hijo esto no funciona.

Después de hablar el psiquiatra con mi padre parece que le quedo claro y no me dio más opciones que ir a REMAR y ese mismo día después de hablar con una tal Paco Morros quien hoy es mi amigo y claro esta no se apellida Morros si no Gómez pero lo de Morros tiene su historia, ese mismo día me dieron ingreso me mandaron a Tenerife no recuerdo que día de la semana era pero había culto lo digo porque después de recogerme en el aeropuerto me llevaron al culto, jamás había visto un culto yo no era para nada religioso y lo primero que pensé al ver a todos aquellos drogatas danzando y dándole las gracias a Dios fue que alguna droga habían repartido y que yo no había llegado al reparto estaban eufóricos, contentos, con gozo para mí todo aquello era muy raro sobre todo porque a mi padre no le pidieron dinero por mi rehabilitación, después de eso me llevaron a la 1a fase en Tacoronte, esa noche pude dormir muy bien por el ciego que llevaba, cuando me despertaron tipo 6:30 me llamo mucho la atención de que estaban contentos a pesar de la hora y se iban acercando para saludarme preguntarme de donde era y para decime que Jesús me amaba, me amaba.

Que flash pensé que eran todos maricas hablando de amor, espere un rato y me fui de allí volando, después de eso ingrese 12 veces en REMAR la rehabilitación no es fácil y menos con 20 años y cansado de vivir.

En el trascurso de unos años volví a ingresar en REMAR y en otros tratamientos, hasta que cansado decidí quedarme en REMAR en Murcia hasta allí me había llevado mi drogadicción.

Pase el síndrome de abstinencia, fue pasando el tiempo y cada vez yo me sentía mejor eso si con Dios no quería saber nada, después de un tiempo me mandaron a Valencia a un discipulado, luego a Madrid y de Madrid me fui a Guatemala de misionero ya habiendo tenido algún acercamiento a Dios, les tengo que ser contar que no siempre estuve de acuerdo con todas las normas y decisiones que se tomaban, he sido " un poco rebelde " es mi carácter analítico y aun lo sigo siendo, en Guatemala me case con una nativa y en ese País tuve a mi primera hija Raquel, después de un tiempo en ese País me enviaron a Panamá donde estuve por 3 años, después a Colombia donde estuve 5 años y durante 11 años de misionero pude ver y participar de lo que allí Dios REMAR y unos poco ex drogadictos o drogadictos en rehabilitación como alguno aun después de 21 años sin drogarme me quiere llamar, después regrese a Canarias donde pude comprobar lo que un día el Psiquiatra me dijo, ahí siguen muchos de los que fueron mis amigos, antes heroinómanos ahora enganchados a los alucinógenos, alcohol, la mentira de la Metadona que no acaba de curar a nadie algunos llevan más de 15 años tomándola, otros murieron otros están en la cárcel y alguno como yo se volvió loco jajajaja bendita locura.

Hoy estoy después de 5 años en Canaria y uno en Madrid, nuevamente en Panamá y me vuelvo a dar cuenta de lo mismo que un día me dijo el Psiquiatra, el sábado que viene me graduó técnico en abordaje en adiciones con, muchos compañeros profesionales aunque yo lo sea en mis carnes, psicólogos, trabajadores sociales, los profesores que son expertos en la materia algunos creyentes otros no dicen por qué es lo que ahora enseña la ciencia algo que ya sabía Miguel y otros hermanos hace 32 años cuando la ciencia nos consideraba locos, que el hombre es un ser biopsicosocial y espiritual y que se tiene que trabajar en esas 4 áreas para conseguir el éxito en la rehabilitación.

Sin más un servidor.

 

Ver mas testimonios

s5 logo