Vidas Salvadas

 

Me llamo Ana María Luises...

 

Soy natural de Palma de Mallorca y tengo 47 años. A los 20 años empecé a consumir drogas duras como heroína y cocaína por vena.

A pesar de tener una buena familia y una buena infancia y educación, caí en el pozo de las drogas y era imposible salir de él.

Mi familia desesperada intentó a través de “curas de sueño” en hospitales, o en centros de pago, como el Patriarca, que dejara ese mundo. Pero todos sus intentos eran inútiles, me escapaba y volvía a recaer. Mi vida empezó a caer en picado, destrozada y despreciada por los míos, cansados de mis mentiras y de lo que les robaba.

La peor etapa fue el último año, tuve a mi hijo y me lo quitaron las monjas de casa cuna por mi enganche. Eso fue lo que me abrió los ojos, pues yo no quería perderle.

Por fin, un día alguien me hablo de Remar, y mi familia me ayudo a coger un avión y llegar a Vitoria. Allí pasé mi “mono”, sin ninguna medicación, y eso que también estaba en ese momento enganchada a la metadona. Lo que mas me gusto de Remar es que las puertas están abiertas, tanto para entrar como para salir, y además las personas que me atendieron me cuidaron durante 20 días, día y noche sin cesar y con mucho cariño.

Remar se ocupó de arreglar todo el papeleo, para que en tan sólo dos meses mi hijo ya estuviera conmigo. De eso hace 21 años, todo lo que había perdido lo recuperé, lo primero a mi hijo, que hoy también sigue viviendo en Remar. Mi familia me perdonó, recuperé la autoestima, y sobre todo mi identidad. Me casé y formé una familia.

El respeto, el cariño y la ayuda desinteresada, fue lo que mas me gusto al empezar a conocer este ministerio.

Respeto y amor por los enfermos, por los drogadictos, por los niños y las mujeres solteras, muchas de ellas solas, sin nadie que les ayude, como yo al llegar. Hoy sigo viviendo y trabajando como voluntaria en Remar, y me siento muy satisfecha y llena de ilusión por poder ser un instrumento mas para ayudar a otras personas que llegan como yo llegué.

Estamos en mas de 70 países, en todos ellos trabajamos igual que aquí, como voluntarios, somos una ONG benéfica sin ningún animo de lucro, y con nuestro trabajo pagamos las casas y sus gastos, para poder seguir ayudando a todo aquel que lo necesita.

 

Ver mas testimonios

Compra YA, tu calendario Solidario

s5 logo