Remar Haiti atiende una clínica médica móvil

Remar Haití inicia nuevo proyecto en la ciudad de Puerto Príncipe. Se trata de la instalación de una clínica médica móvil en colaboración con iglesia ELIM Puerto Príncipe.

 

El propósito de este proyecto de la instalación de una clínica médica móvil es dar cobertura médica a personas de escasos recursos que lo necesiten.

 

REMAR en Haití brinda acogida, alimentación, vestuario, educación y cobijo a personas necesitadas, especialmente niños que viven en extrema pobreza y víctimas del terremoto ocurrido en enero del 2010.

 

REMAR Haití nace con un grupo de voluntarios enviados desde REMAR España ante el conocimiento de la necesidad de ayudar a niños abandonados, huérfanos y enfermos.

 

Remar trabaja en Haití desde 2005 ofreciendo asistencia social y desarrollando programas de atención a población vulnerable.

En el año 2010, cuando Haití era uno de los países más pobres y peligrosos del planeta, los haitianos sufrieron posiblemente la mayor tragedia natural que se ha sufrido en el hemisferio occidental. En concreto su capital, Puerto Príncipe, quedó devastada por un terremoto de magnitud siete, con una cifra de difuntos y desaparecidos que oscila entre 250.000 y 316.000. Hubo más de dos millones de personas que perdieron su hogar.

 

Si para algo sirvió esta tragedia fue para dar a conocer al mundo las precarias condiciones en las que vivían los haitianos. El mundo se volcó en su ayuda para lograr la reconstrucción. Pero las condiciones de esta ciudad siguen siendo difíciles y la mayoría de la población vive sumida en la pobreza, sin muchas opciones de cambio.

En Puerto Príncipe viven más de 3 millones de personas y casi el 70% de la población vive en zonas desfavorecidas y sin los servicios mínimos de higiene.

 

Los voluntarios de la ONG Remar continúan trabajando con esfuerzo, reparten alimentos y productos de primera necesidad con los más necesitados, y han comenzado con este nuevo proyecto, que será de gran ayuda para la población local, que no siempre tiene acceso a servicios básicos de salud de calidad.

“Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro?
Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.
No dará tu pie al resbaladero,
Ni se dormirá el que te guarda.
He aquí, no se adormecerá ni dormirá
El que guarda a Israel.” – Salmos 121:1-4