El norte de Castilla informa sobre S.O.S. Remar Siria

El norte de Castilla informa sobre S.O.S. Remar Siria.

El decano de la prensa española EL NORTE DE CASTILLA publica un completo reportaje sobre la actuación de REMAR ONG en la atención a los refugiados sirios.

Uno de los más importantes medios de información españoles, el decano de la prensa EL NORTE DE CASTILLA, se ha hecho eco de la labor de la ONG REMAR en la atención a los refugiados sirios con la publicación de un interesante reportaje que reproducimos a continuación.

CALCETINES SECOS PARA SIRIA.

La ONG Remar pone en marcha una campaña para ayudar a los refugiados En el drama del éxodo sirio se viven cada día infinidad de trágicas situaciones. Una odisea migratoria en la que el frío y la humedad son una constante que calan los huesos y que mina las fuerzas de cientos de miles de personas, que desean escapar del horror de la guerra. Una desesperada situación que sería mucho más llevadera con algo tan sencillo como un par de calcetines secos. Eso es lo que pide la última campaña solidaria puesta en marcha por la ONG Remar. Un par de calcetines nuevos que cada uno de nosotros podemos entregar para ayudar a esas personas que chorrean agua y barro. Un par de calcetines secos que harán un poco más llevadera la difícil situación de aquellos que buscan pasar frontera. Niños y grandes. Jóvenes y ancianos. Hombres y mujeres. Necesitan calcetines para seguir su camino.

DÓNDE LLEVAR LOS CALCETINES
Direcciones. Daniel del Olmo, 4 (Polígono de Argales)
Villabáñez, 31
Linares, 22
Fuente Sol, 7 y 9
Teléfonos. 680 55 81 79 / 660 51 23 41 / 983 22 19 80

Cada día Remar atiende las necesidades de miles de refugiados, y lo hace con alimentos, vestuario y material de primeros auxilios que consigue a través de diferentes campañas solidarias. Una de estas es ‘Regala un par de calcetines para los refugiados’, que dio comienzo el pasado día 4 y se desarrollará hasta el 18 en los colegios Nuestra Señora de Villar, Miguel Hernández y El Abrojo, de Laguna. También del 11 al 18 tendrá lugar en el IES María Moliner de la misma localidad. «Hemos creado un rincón solidario en cada colegio, para que cada alumno pueda aportar calcetines nuevos que van destinados a los refugiados. Son una necesidad muy básica para estas personas, que muchas veces llegan empapados y con mucho frío. Nuestra intención es extender la iniciativa a otros centros educativos de la ciudad y la provincia», explican desde la ONG.

Remar, en colaboración con el Padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, presta su ayuda desde hace meses en Serbia, Croacia y Grecia a miles de refugiados sirios que huyen de su país. Lo hacen distribuyendo comida ropa y ofreciendo atención médica y psicológica. Los artículos de aseo y pasta de dientes se han convertido en productos de primera necesidad para aquellos que están atrapados en las fronteras europeas a falta de una solución para ellos. «Todo lo que nos puedan dar, que sea nuevo o esté en buenas condiciones, será muy bien recibido en los campamentos que tenemos en las fronteras», explica Raquel Delgado, voluntaria a tiempo completo en la ONG de Valladolid.
Remar tiene una labor activa en la lucha contra la marginación y la pobreza desde hace 34 años, 20 en Valladolid. Durante este tiempo ha dado acogida a miles de personas que se encontraban en situación o en riesgo de exclusión social por diferentes causas como pueda ser la drogadicción, el alcoholismo o la crisis económica.

ANGELES DE LA NOCHE.

La ONG ha sabido adaptarse a las necesidades de la sociedad con una respuesta útil e inmediata para aquellos que sufren en la calle por el hambre, frío, soledad y desesperanza. Una de sus acciones más conocidas es ‘Ángeles de la noche’, mediante la cual los voluntarios de la asociación, cada lunes por la noche salen a la calle a tender una mano, llevar comida, bebida caliente y una palabra de aliento a aquellos que más lo necesitan.
Raquel Delgado es una de las 62 voluntarias de Remar en Valladolid que cada día entregan su tiempo, esfuerzo, cariño y recursos por ayudar un poquito a los demás. Para ella, ayudar a aquel que lo necesita no es solo parte del deber, sino de la felicidad. Ese es el lema de vida de esta voluntaria a jornada completa y esa ayuda desinteresada le hace ser «plenamente feliz y tener el corazón lleno de valores al saber que mi trabajo mejora la situación de muchas personas de mi entorno».

Ver el reportaje