El Padre Ángel viaja a Lesbos para apoyar

El Padre Ángel viaja a Lesbos para apoyar.

Mensajeros de la Paz y su aliada, la ONG Remar Internacional, llevan meses trabajando en la isla del Egeo, desde que los desembarcos de refugiados sirios, kurdos, afganos e iraquíes se hicieron tan habituales como masivos, y fue necesario proveerles de lo básico.

 

“Me emociona la idea de poder llegar a coincidir con el Papa, para dar esperanza a los que llegan”, ha confesado el Padre Ángel.

Mensajeros de la Paz y su aliada, la ONG Remar Internacional, llevan meses trabajando en la isla del Egeo, desde que los desembarcos de refugiados sirios, kurdos, afganos e iraquíes se hicieron tan habituales como masivos, y fue necesario proveerles de lo básico.

“Me emociona la idea de poder llegar a coincidir con el Papa, para dar esperanza a los que llegan”, ha confesado el Padre Ángel.

  • Su visita coincidirá con la del Papa Francisco I, que este sábado se trasladará a Lesbos para denunciar la política de devolución de refugiados junto al Patriarca ortodoxo · Mensajeros y Remar, presentes en todas las fronteras europeas desde el inicio de la crisis de refugiados, se encargan, desde que Moria ha sido militarizado, de la preparación de la mitad de los menús que se reparten diariamente dentro del campamento
  • El Padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz, se desplazará mañana desde Madrid a la isla de Lesbos, acompañado de un equipo de trabajadores de la Fundación, para reunirse con los miembros de la ONG que realizan allí el trabajo voluntario de atender a los refugiados que quieren entrar en Europa y se encuentran retenidos en la isla.

Mensajeros de la Paz y su aliada, la ONG Remar Internacional, llevan meses trabajando en la isla del Egeo, desde que los desembarcos de refugiados sirios, kurdos, afganos e iraquíes se hicieron tan habituales como masivos, y fue necesario proveerles de lo básico.

Ambas organizaciones españolas son las únicas entidades sociales que han estado presentes cada día en el campamento de Moria, en Lesbos, desde que montaron la carpa hasta estos días, en los que otras organizaciones han retirado sus puestos a causa de las dificultades burocráticas de permanencia en el interior del campamento, tras la militarización del mismo y el inicio de las deportaciones de refugiados de Lesbos a Turquía.

“Hoy Moria es un muro de detención”, cuenta el Padre Ángel, “Pero entre la vergüenza de los acuerdos y los alambres del campo, el ejército griego ha confiado en nosotros y nos ha dejado seguir dentro en vez de a la puerta de Moria”. De hecho, el gobierno griego realizó hace unas semanas una petición formal a Mensajeros de la Paz-Remar, solicitando que sus voluntarios se hicieran cargo de la preparación y el reparto de la mitad de los menús que se entregan a diario a los refugiados de Moria.

“Se reunieron con nuestro equipo porque no tienen más recursos”, explica el P. Ángel, “En Moria hay unas 3.500 personas detenidas y ellos repartían 2.000 raciones… Dijimos que sí y desde entonces preparamos las otras 2.000, día tras día”.

Hace menos de un mes que el fundador de Mensajeros de la Paz estuvo apoyando a sus trabajadores en los campamentos de refugiados de Atenas por última vez, aprovechando la visita para hacer un llamamiento “a empresarios y poderosos”, pidiendo un barco donde poder dar refugio a los migrantes que se encuentran hacinados en el Puerto del Pireo en condiciones infrahumanas.
Sin embargo, esta vez en Lesbos el testimonio de Mensajeros y Remar no va a ser el más fuerte: el Vaticano ha confirmado que el Papa Francisco acudirá a la isla el sábado, donde se reunirá con el Patriarca Bartolomé y será recibido por Alexis Tsipras. “Me emociona la idea de poder llegar a coincidir con el Papa nada menos que en las periferias, para dar testimonio de esperanza a los que llegan y encuentran que la acogida se les niega”, ha confesado el Padre Ángel.

Por las islas del Egeo han pasado en 2015 al menos 850.000 personas y en lo que va de año 2016, 150.000 migrantes más. Mensajeros de la Paz y Remar llevan desde septiembre de 2015 presentes en los puntos calientes del drama de los refugiados, repartiendo alimentos y productos de higiene, mantas, ropa y tiendas de campaña, y creando espacios de juego para los menores refugiados en los campamentos. Todas las acciones de ayuda humanitaria hasta ahora desempeñadas por Mensajeros en Europa han sido posibles gracias a la enorme generosidad del grupo AMA, empresa que en octubre de 2015 donó a la ONG un millón de euros para la causa de los refugiados.

Saludos cordiales y que Dios le bendiga.