Embajador de España, Cónsul de Perú y Cónsul de Israel asisten a desayuno organizado por ONG Remar en Quito, Ecuador

El Pastor y Presidente de REMAR Internacional Miguel Díez y su esposa Mari Carmen Jiménez ya se encuentran en la ciudad de Quito, Ecuador para realizar una serie de actividades durante su visita y participar en el IX CONGRESO INTERNACIONAL de REMAR Ecuador.

 

Como primer evento la ONG REMAR en Ecuador ha organizado un Desayuno en el Hotel Swissotel de la ciudad de Quito, donde se ha contado con la asistencia y participación del Exmo. Sr. Carlos Abella Aristegui, Embajador de España en Ecuador, el Señor Israel Amir Sabrina, Cónsul de Israel Ecuador, el Señor Carlos Buller, Cónsul de Perú en Ecuador, además de empresarios, pastores de iglesias invitadas, amigos, socios, colaboradores y voluntarios de REMAR en esa ciudad.

 

 

 

Queremos resaltar las palabras del Señor Amir Sabrina, Cónsul de Israel en Ecuador, quien agradeció a la FUNDACIÓN REMAR la invitación al evento con estas palabras: “Nosotros en la embajada de Israel tenemos una larga y fructífera relación con REMAR y siempre estamos impresionados por las grandes e importantes actividades que realizan en todo el mundo.” Además hizo mención de la Conmemoración de los 75 años de la liberación del Campo de exterminio de Auschwitz, que puso fin al asesinato masivo de seis millones de judíos: “hoy 75 años después el pueblo judío tiene un refugio seguro, el Estado Nacional del pueblo judío, el Estado de Israel un país fuerte, moderno y exitoso que utiliza sus cualidades para ayudar a miles de personas alrededor del mundo, 75 años después de los horrores del holocausto Israel es un verdadero milagro. El Estado de Israel aprecia el amor, la amistad y la lealtad de los Cristianos en el Ecuador, estimados amigos y amigas gracias por el cariño que ustedes tienen por Israel”, concluyó.

 

 

Miguel Díez ha compartido la palabra de Dios y posteriormente ha tenido la oportunidad para compartir con las personas invitadas y tener un tiempo de comunión muy edificante. Damos gracias a Dios por este evento que ha sido todo un éxito y por el amor y la solidaridad de los invitados a este desayuno que estrecha más los lazos de unidad, siempre buscando el bien de los más necesitados.