Alimentando la Esperanza con reflexiones y consejos para tu bienestar integral

En REMAR ONG, creemos que la seguridad alimentaria va más allá de proporcionar el sustento físico. También se trata de alimentar el alma, nutriendo el corazón y el espíritu. Es por eso que en esta sección  “Alimentando la Esperanza”, te traemos “Recetas para el alma”, una colección de reflexiones y consejos para fortalecer tu bienestar integral.

Recetas para el Alma

Por Mari Carmen Jiménez

La fruta por la mañana oro, a mediodía plata y a la noche mata. 

Acostumbraros a comer la fruta, siempre, antes de las comidas, para evitar fermentaciones en el estómago, pues solo la manzana se puede comer al final. También es sabio empezar las comidas con alimentos crudos, ensaladas o frutas  para preparar nuestro estómago e intestinos a los cocidos, con el fin de lograr que la digestión se haga mejor y los nutrientes se aprovechen más.

 

Pan de vida

La confianza en Dios, la certeza de su fidelidad, la fe en sus palabras, son la mejor receta para el alma, que nos dará reposo y satisfacción íntima, sean cuales sean las circunstancias que nos rodeen. Las palabras de Jesús, en Lucas 12,15, nos dicen que debemos guardarnos  de toda avaricia, porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posea, pues un pedazo de pan, en  ambiente de amor y paz, nos proporciona más satisfacción que toda clase de bienes en medio de los avaros. 

Si nuestra vida está en Jesús, nuestro Salvador,  si recibimos su savia vivificadora en nuestras almas, estamos contentos  y valoramos con inmensa gratitud todo lo que Él nos da, saciando no solo el cuerpo, sino también el alma, con el descanso que da la confianza, de que nada nos falta ni nos faltará, pues Dios es nuestro Padre prefecto. Juan 6:35: Jesús les dijo: yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. 

 

El tomillo, esta humilde planta, arraigada en las laderas de los caminos, en el monte bajo, con aroma inconfundible, no solo sirve como condimento para las carnes y pescados, sino que constituye un remedio extraordinario para los bronquios y la garganta. En infusión, con miel,  es un eficaz estimulante de las defensas, ayudando a mejorar y limpiar más rápidamente.         Que no  falte nunca en tu cocina.

“Dios emplea la naturaleza como instrumento de la salud (Louis Monden)

 

 “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”.

Recuerda:

  • La alimentación sana y equilibrada es esencial para nuestro bienestar físico y mental.
  • La fe en Dios y la confianza en su amor nos dan la paz que sobrepasa todo entendimiento. 
  • La naturaleza ofrece remedios naturales para cuidar nuestra salud, aprovechemos los beneficios del tomillo.  
  • El equilibrio en las comidas es fundamental para una buena digestión y un sueño reparador.

 

¡Te esperamos en la próxima entrega!