A través del análisis del refrán “Para verdades, el tiempo, y para justicia, Dios”, la autora Mari Carmen Jiménez nos recuerda que la verdad siempre triunfará sobre la oscuridad del engaño.

En un mundo donde la mentira parece ser una herramienta cada vez más común, el refrán “Para verdades, el tiempo, y para justicia, Dios” cobra especial relevancia. Este blog de la ONG REMAR, escrito por Mari Carmen Jiménez, nos invita a reflexionar sobre el poder de la verdad y la justicia frente a la oscuridad del engaño.

Refranes y verdades: “Para verdades, el tiempo, y para justicia, Dios.”

Por: Mari Carmen Jiménez

 

Se habla mucho de la mentira y hoy parece un instrumento de poder muy útil para embaucar a las gentes, pero como dice el refrán: “La mentira dura hasta que la verdad florece”

Si, la mentira es como un velo hechicero que enturbia las conciencias, nubla la razón y entontece al que las dice y al que las cree, porque el engaño es  oscuridad y esclavitud. El que vive bajo el influjo de las mentiras toma decisiones equivocadas motivadas por el engaño y sufre las consecuencias, viviendo esclavo sin conocer la libertad del Espíritu que es luz y verdad. 

Satanás el padre de mentira, la utiliza como una poderosa arma con la que roba mata y destruye, la Historia es un reflejo de este poder con el que ha desatado guerras, cometido genocidios, provocado desastres  y un largo etc…  La mentira se siembra en mentes  totalmente sumisas al gran mentiroso, que es experto en cocinarla con algún trazo de verdad pero “La verdad a medias es mentira verdadera”.

Dios también trabaja, nunca ha dejado de hacerlo a lo largo de la Historia, defendiendo la justicia, salvando y libertando, pues a pesar de la evidencia tan grande del trabajo del diablo, utilizando a los seres humanos para su propósito de condenación y  destrucción, Dios también tiene hombres y mujeres que escuchan su voz, valientes, con conciencias despiertas y libres de la mentira que siguen la luz y la verdad.

Si, estas personas han afinado su conciencia para discernir la mentira y derrotarla.   Limpias las almas de hojarascas con la iluminación de la Palabra de Dios, el anhelo de justicia, hastío e indignación ante la manifestación del mal, guerreros del bien que manifiestan los frutos de la buena voluntad de Dios para con los seres humanos , trayendo con esos frutos, cambios positivos, benefactores para individuos, familias y la sociedad.

Los mentirosos, los hijos de Satanás, creen que nunca les va a llegar el castigo, pues:  “Una mentira, madre es, de cien hijas”.  Las  palabras que salen de sus bocas son como sapos y culebras espirituales, espíritus de engaño que piensan: “Mientras más mentiras cuento, menos me parece que miento”. Pero Dios todo lo ve, no dejará sin castigo al inicuo, como dice el proverbio bíblico:  “El testigo falso no quedará sin castigo y el que habla mentiras perecerá”.

Hay momentos en los que los justos gimen al ver cómo prospera el engaño y sufren viendo levantadas fortalezas de maldad,  por eso claman a Dios, levantando la oración del salmo  64 1-10: “Escucha, oh Dios, la voz de mi queja; guarda mi vida del temor del enemigo. Escóndeme del consejo secreto de los malignos, de la conspiración de los que hacen iniquidad, que afilan como espada su lengua; lanzan cual saeta suya, palabra amarga, para asaetear a escondidas al íntegro; de repente lo asaetean, y no temen. Obstinados en su inicuo designio, tratan de esconder los lazos, Y dicen: ¿Quién los ha de ver? Inquieren iniquidades,  hacen una investigación exacta; y el íntimo pensamiento de cada uno de ellos, así como su corazón, es profundo. Mas Dios los herirá con saeta; De repente serán sus plagas. Sus propias lenguas los harán caer; se espantarán todos los que los vean. Entonces temerán todos los hombres, Y anunciarán la obra de Dios, Y entenderán sus hechos. Se alegrará el justo en Jehová, y confiará en él; Y se gloriarán todos los rectos de corazón. 

 

Si “Para verdades, el tiempo, y para justicia, Dios.”

Este artículo  nos invita a reflexionar sobre nuestras propias vidas y a preguntarnos si estamos del lado de la verdad o de la mentira. ¿Somos parte del problema o de la solución? ¿Defendemos la justicia o nos quedamos callados ante la injusticia?

 

Tú puedes sumarte y formar parte de nuestro trabajo.

En REMAR ONG luchamos cada día contra la injusticia, el hambre y la pobreza, también hablamos con la verdad de la palabra de Dios, nos esforzamos por enseñar y caminar en integridad. 

¿Quieres conocer más de nuestra labor y proyectos? ¿Necesitas ayuda? Te invitamos a que visites nuestra página web www.remar.org o que contactes con nosotros.