Remar en el Día Internacional de la Niña.

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña, para reconocer los derechos de las mismas y los desafíos únicos a los que enfrentan en todo el mundo, así como promover la mejora en sus condiciones de vida y el cumplimiento de sus derechos humanos.

En estos últimos diez años, las ONGS, algunos gobiernos y responsables políticos y el público en general, han trabajado para mejorar cuestiones relativas a las niñas, y se han creado más oportunidades para que puedan ser escuchadas en la escena mundial, pero, aunque se han logrado avances, las niñas de todo el mundo siguen todavía enfrentándose a retos sin precedentes en lo que respecta a su educación, bienestar físico y mental, y la protección necesaria para una vida libre de violencia.

En Remar ONG nos unimos a este día en el que recordar que falta mucho por hacer para mejorar la calidad de vida de millones de niñas que ven mermados sus derechos fundamentales.

El primero de ellos, el derecho a la vida, que recibe un ataque frontal por aquellos defienden el aborto como un derecho.

Las niñas tienen derecho a una vida sin violencia, sin abusos de ningún tipo, a crecer y ser educadas, y formarse con valores y respeto, sin ideologías antibíblicas como la ideología de género.

En la ONG Remar queremos trabajar para ofrecer a las niñas un futuro mejor, y lo hacemos de forma práctica y real, a través de todos los programas y proyectos que desarrollamos, como proyecto de apadrinamiento, proyecto de abrir hogares de acogida para atender a niñas en riesgo de exclusión social, comedores sociales, y apertura de escuelas y colegios donde pueden aprender y formarse.

Las adolescentes tienen derecho a una vida segura, educada y saludable en todos los aspectos, física, emocional y espiritualmente, no sólo durante estos años críticos de formación, sino también a medida que maduran y se convierten en mujeres. La inversión para ello pasa por la defensa de sus derechos en pro de un futuro más equitativo y próspero.

Si reciben cuidado en un ambiente de protección, consejo espiritual sano y apoyo efectivo durante la adolescencia, las niñas y adolescentes se transformarán en mujeres esposas, madres, trabajadoras y emprendedoras, siervas de Dios el día de mañana.

Salmos 32:8
Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

EnglishFrenchSpanish