Icono del sitio REMAR Internacional

Remar Méjico, reunión con Gobernador del Estado en Jalisco.

Los directores de Remar en Méjico, han tenido la oportunidad de reunirse con representantes del gobierno de Méjico en la ciudad de Jalisco.

 

La reunión tuvo lugar en Casa Jalisco con el Gobernador de Estado, el Licenciado Enrique Alfaro y con el Licenciado Juan Carlos Anguiano Orozco, Secretario de la subsecretaría para el desarrollo y vinculación con las organizaciones civiles.

 

Ese día se llevó a cabo en Casa Jalisco, la entrega simbólica de cheques a Asociaciones Civiles, cuyos proyectos resultaron beneficiados en el Programa de Apoyo a Organizaciones de la Sociedad Civil del ejercicio fiscal 2021, y entre esas asociaciones se encuentra la ONG Remar Méjico.

 

Así mismo este día tuvo lugar la Firma de Convenio de Colaboración con el Colegio de Notarios del Estado de Jalisco, con el cual se busca beneficiar a través de descuentos a las OSC asistenciales que requieran protocolizar actos que deban ser notariados.

Esta reunión, así como otras, son una gran oportunidad para seguir dando a conocer la buena labor que realizan los voluntarios de la ONG Remar Méjico, y crear lazos y mejorar relaciones con representantes de Gobierno.

 

REMAR comenzó en México en el año 1995, y desde entonces desarrolla programas de rehabilitación y reinserción de personas con problemas de adicciones, así como programas de apoyo a mujeres y a la infancia. Estamos presentes en diferentes ciudades del país como Nuevo Laredo, Chetumal o Puebla. En la actualidad REMAR tiene presencia en las tres ciudades más importantes del país: Monterrey, México D.F. y Guadalajara, teniendo en esta última, su sede principal.

 

En la ciudad de Guadalajara, Remar desarrolla programas de atención a la infancia y a las mujeres, en coordinación con el DIF (Sistema Nacional para el desarrollo integral de la Familia) y el IJAS (Instituto Jalisciense de Asistencia Social).

Remar Méjico es un ministerio de misericordia.

 

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” – 1 Corintios 13:4-7
Salir de la versión móvil