REMAR en zona catastrófica

REMAR en zona catastrófica

Más de 4.000 personas se vieron perjudicadas con las inundaciones provocadas por la crecida del Rio Acre.

La ONGD REMAR INTERNACIONAL acude en auxilio de la población del departamento de Pando en la República de Bolivia donde más de 4.000 personas se vieron perjudicadas con las inundaciones provocadas por la crecida del Rio Acre. Cientos de casas fueron cubiertas por las aguas perdiendo sus habitantes sus ya escasas propiedades y quedando en situación desesperada por la falta de alimentos.

REMAR a través de su delegación en Bolivia logró llevar ayuda alimentaria y proveer de alojamiento a 90 personas de este municipio en una rapidez de respuesta acorde a la catástrofe natural sufrida.

Pando es uno de los nueve departamentos de Bolivia, ubicado al norte de Bolivia. Limita con el Brasil al norte y este, al oeste con el Perú, al sur con los departamentos de La Paz y del Beni. El departamento tiene un relieve mayormente llano y posee una altitud media de 280 metros s.n.m. Posee un clima tropical y está cubierto por la selva de la Amazonia y surcado por innumerables ríos. Los suelos bajos se caracterizan por frecuentes inundaciones que afectan gran parte de las tierras durante varios meses al año.

Gran parte de las comunicaciones terrestres se utilizan solo durante el período seco de junio a noviembre, mientras que durante el período lluvioso los transportes se deben realizar por vía aérea, o en menor grado por vías fluviales.

Su capital es Cobija. Cuenta con una población aproximada de 61 mil habitantes. El departamento de Pando está dividido en 5 provincias, Nicolás Suárez, Manuripi, Madre de Dios, Federico Román, Abuná y 15 municipios.

REMAR lleva ya 20 años de trabajo social en la República de Bolivia donde mantiene abiertas varias casas de acogida y proyectos reconocidos y premiados por las autoridades en varias poblaciones como La Paz y Santa Cruz de la Sierra. La entrega de los misioneros y voluntarios con los que REMAR cuenta en este país de los Andes ha sido clave en la rapidez de respuesta a este nuevo desafío solidario.

REMAR 33 AÑOS…porque el Amor de Dios nos impulsa