Remar Panamá, un canal inmenso de solidaridad y amor

Remar Panamá, un canal inmenso de solidaridad y amor

La ONGD REMAR INTERNACIONAL presente ya en 72 países de los cinco continentes en los que da atención integral residencial a más de 60.000 personas entre voluntarios y usuarios y de manera ambulatoria a decenas de miles más cada mes, mantiene una fuerte presencia en el continente americano habiéndose convertido en la ONGD española con más incidencia en los países más deprimidos de la zona. En la República de Panamá son muchas las Acciones Solidarias en marcha que tienen como principales beneficiarios a los conocidos popularmente como “irrecuperables” en el sentido de que su caída en la indigencia parece irreversible pero, como siempre, el amor de Dios puesto en la visión de esta ONGD hace que lo imposible deje de serlo.

Más de 300 personas en situación límite viven en la comunidad para adultos de REMAR PANAMÁ en la Finca de Caimitillo y son miles los que ya vieron, a lo largo de estos años, el milagro del amor y la solidaridad cristiana en sus vidas. De los 300 una tercera parte son ancianos que carecen de cualquier tipo de ingreso o ayuda ya que, a pesar de que Panamá es un país que goza de una excelente economía, la asistencia social es muy limitada y queda en manos de las organizaciones internacionales el auxilio de los marginados y de las personas caídas en desamparo.

El pasado 27 de noviembre se celebró en esta gran comunidad de Panamá situada en la reserva natural del Chagres una jornada muy especial en la que se contó con la presencia del Gerente Social de la Alcaldía de Panamá, el Licenciado Isaac Atencio y la Licenciada Daliz de Herrera que con la colaboración de ocho profesionales de la salud atendieron a los residentes que recibieron diferentes vacunas cómo la de la Hepatitis B y fueron objeto de un reconocimiento medico básico.

Panamá no es famosa solo por su celebre Canal si no que este Canal de Solidaridad y Amor que REMAR ONGD INTERNACIONAL hace fluir entre los más necesitados la tiene presente en los corazones de los miles de voluntarios que, con la ayuda de Dios, hacen posible esta realidad benéfica.

REMAR 32 AÑOS…porque SU corazón es inmenso y SU ayuda siempre llega.