Siendo Perú uno de los países donde la pandemia ha golpeado más duramente, era necesaria una respuesta más contundente ante la misma.

Desde el momento en que se detectaron los primeros contagiados REMAR Perú, teniendo la experiencia de las situaciones acontecidas en Europa, puso en marcha diferentes iniciativas para poder paliar, desde su marco de actuación, las consecuencias sociales de la misma. Así estableció, en diferentes localidades, comedores sociales y reparto de alimento a las personas y familias en situación de riesgo, poniendo al servicio de las autoridades y sociedad en general los recursos propios, siendo canal de transmisión de ayuda humanitaria a miles de personas de forma diaria. Muchas empresas han contribuido, aportando su ayuda para que REMAR pudiera alcanzar a todas las personas que vienen en busca de ayuda.

Actualmente se ha comenzado una campaña de concienciación a la población para el uso de mascarillas, primer método para protegerse de los posibles contagios e impedir la propagación del virus. Promoviendo la higiene personal (lavado constante de manos) y repartiendo mascarillas entre la población más necesitada.

 

Una vez más los voluntarios de REMAR acompañan a las personas que sufren las consecuencias sociales de la pandemia, intentando paliar en lo más posible la situación que están atravesando tantas personas, colaborando con las autoridades sanitarias y civiles en el esfuerzo de llevar soluciones a los más necesitados.