Las peores inundaciones en Alemania en 200 años han dejado imágenes desoladoras.

Los voluntarios de Remar en Alemania se han puesto manos a la obra para colaborar con la población en las labores de limpieza después de las inundaciones. Hay pérdidas económicas incalculables, se habla de miles de millones de euros, además de la tragedia de las personas muertas y desaparecidas. Se calculan unos 200 muertos y 1300 desaparecidos. El ambiente es de tristeza, catástrofe y desolación.

Melani, voluntaria de Remar Alemania nos dice: ¨Estamos ayudando en la zona donde ha pasado la inundación más fuerte. Las personas están desesperadas, y agotadas. Es una pérdida grande, pero es el tiempo justo para hablarles del Señor, y transmitirles lo que Dios ha hecho en nuestra vida.

Las tormentas han dejado un rastro de destrucción a su paso, la gente está conmocionada, no se recuerda algo similar en la zona.

Los voluntarios de Remar, llenos de misericordia, transmiten un mensaje de consuelo, paz y esperanza en medio de la tragedia, y ofrecen su ayuda a quien lo necesite. Pasará mucho tiempo antes de que las cosas puedan volver a la normalidad en la zona de la catástrofe.

Remar también ofrece plazas de acogida en sus hogares en los países de Centro Europa, para personas que lo necesiten, y personas que están viviendo en la calle.

Remar SOS, levando consuelo a las vidas en medio de esta crisis.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.” – 2 Corintios 1:3-4