Miles de refugiados a la espera.

Miles de refugiados a la espera.

Ayer se dio la orden de desalojar las islas para poder implementar, a partir de esta noche a las 00:00, el nuevo tratado UE con Turquía. En los campamentos de remar ONG en Lesbos, atendían alrededor de 4900 personas. Obligaron a todos a montarse en los ferrys hacia kavala, norte de Grecia, donde el puerto lleva dos días colapsado. El ejército y la policía están por todas partes. A los refugiados se les obliga a pagar el ticket para su propia deportación. A partir de esta noche, toda persona que llegue va a ser detenida (los campos se convierten es campos de detención), y se verá caso por caso si les da asilo o si se les manda de vuelta a Turquía.

A partir de la medianoche de este domingo, las puertas de Europa están cerradas. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han finiquitado este viernes en Bruselas un esperado acuerdo por el que Turquía se compromete a aceptar la devolución sistemática de prácticamente todos los «migrantes irregulares» que lleguen a Grecia desde su costa, incluyendo a los refugiados.
El problema es que como el acuerdo no será retroactivo, sólo se podría empezar a devolver masivamente a Turquía a la gente que llegue desde la entrada en vigor del pacto. Y si eso se retrasara mucho tiempo sería una ‘invitación’ a miles de personas que están ahora mismo al otro lado del mar que tratarán de llegar, porque si lo intentan después serán retornados casi irremediablemente. El pacto implica que por cada sirio «ilegal» que sea devuelto a Turquía otro sirio sea realojado legalmente en Europa directamente desde un campamento turco, hasta un máximo de 72.000. Pero Ankara no se fía de los griegos, así que exige que antes de empezar el procedimiento todas las islas griegas sean ‘vaciadas’ y los refugiados que estén allí sean llevados a territorio peninsular heleno para empezar de cero.