Descubre cómo la fe, el servicio desinteresado y el crecimiento personal impulsaron a Chahiny Gómez, desde muy joven, a salir y ser voluntaria en las misiones en África.

El relato de Chahiny Gómez nos lleva a un inspirador viaje de fe, crecimiento personal y servicio desinteresado. La autora describe su experiencia como misionera en Portugal,  Mozambique y Swatini, donde una pequeña llama que nació en su interior se convirtió en una fuerza transformadora que la impulsó a salir de su zona de confort y entregar su servicio al prójimo.

Una pequeña llama que nunca se apaga

Por: Chahiny Gómez Camacho

Yo describiría las misiones como una pequeña llama que nace desde tu interior y puede disminuir o aumentar, pero nunca apagarse. 

Mi nombre es Chahiny Gómez y mis padres son misioneros en Remar Guatemala. 

Las misiones para mí han sido como una de las formas más especiales y genuinas de entregar tu servicio al señor, fuera de tus comodidades y sin esperar algo a cambio. 

Las puertas de ir a servir a África se abrieron específicamente cuando Dios cerraba otras, mi deseo de ir a servir siempre estuvo presente, pero solo hasta que Dios dijo:  Es el tiempo.

Recuerdo haber ido a Haití un par de semanas y el pastor que nos acompañaba mencionó que la misión empieza desde casa y si se nos dificultan trabajos tan básicos como servir desde nuestra casa, misiones aún no era para nosotros. Recuerdo prepararme mental, físicamente y sobre todo espiritualmente desde casa, empezando a estar dispuesta en lo mínimo y ya cuando ni siquiera tenía que pensar en esforzarme por hacerlo, Dios abrió las puertas. 

Mis padres siempre apoyaron la idea y me brindaron herramientas  como estudiar enfermería para desempeñarme mejor en un momento de necesidad. 

En el año 2015 Luismi y Sandra los pastores de Portugal me hablaron de Mozambique y sin darme cuenta estaba siendo un canal para una de las preguntas ¿A dónde? 6 años orando por algo que no conocía, pero que cada día quemaba más dentro mi. 

2021 Debora y yo en Mozambique, si me pidieran que tendría que regresar atrás e ir, iría con los ojos cerrados, una etapa donde el crecimiento se hizo sumamente notorio en mi vida, donde literalmente el desierto fue necesario para crecer, donde la simplicidad me enseñó a valorar y donde el amor me impulsaba a salir totalmente de mi comodidad. 

Tantas sonrisas que me alumbraron, tantas lágrimas que me enseñaron y sobre todo esos abrazos que me curaron, mi experiencia en Mozambique y Swatini es inexplicable e irrepetible. Un trozo de mí se quedó ahí.

Miro atrás y veo como esa llama fue creciendo conforme Dios fue poniendo situaciones y personas que me impulsaron a ello. 

No podría estar más agradecida con el Señor por poner ese llamado dentro de mi.  Y aprovecho para agradecer a mis padres por siempre impulsarme a ser mejor, a Luis y Sandra por confiar en mí y a Débora por ser un apoyo en todos los sentidos.

Un legado de amor y crecimiento

La llama misionera de Chahiny Gómez sigue ardiendo con fuerza, testimonio de un corazón transformado por la fe y la experiencia de servir a los demás. Su historia nos inspira a reflexionar sobre nuestro propio llamado y nos anima a abrirnos a la posibilidad de llevar la luz del Evangelio a los rincones más necesitados del mundo.

 

Únete a REMAR misiones

¿Sientes el llamado a servir a los demás? ¿Buscas una experiencia  transformadora y  que te haga crecer como persona?¡Hazte voluntario!

 

¿Quiénes somos?

REMAR es una ONG cristiana que trabaja en más de 70 países alrededor del mundo, luchando contra la pobreza, la exclusión social y las adicciones. Ofrecemos programas de rehabilitación, educación y desarrollo comunitario, siempre con el objetivo de mejorar la vida de las personas más vulnerables.

 

¿Cómo unirte?

Si quieres formar parte de la gran familia de REMAR, ponte en contacto con nosotros. 

¡No esperes más! Únete a REMAR y vive una experiencia que te cambiará la vida.