Remar actúa frente a las colas del hambre

Han pasado ya 9 meses prácticamente desde el inicio de la pandemia en España, y la situación no parece normalizarse por el momento. Estamos en medio de la segunda ola, y algunos expertos hablan de que en unos meses se podría dar una tercera, con todas las consecuencias que ello supone.

 

Antes de la crisis de la covid-19, en España un 25% de la población (casi 12 millones de personas) se consideraba que se encontraba en riesgo de pobreza o exclusión social. Los expertos alertan de que el impacto socioeconómico de la pandemia podría aumentar esta cifra.

El Covid-19 ha agravado la pobreza y la crisis alimentaria en el mundo. La pandemia está teniendo consecuencias económicas y sociales en prácticamente todos los países, tanto entre los más pobres como entre los más ricos. Esta situación afecta también a los países europeos, y a los que se encontraban entre los más ricos y desarrollados del mundo.  España, Italia o Reino Unido han visto su economía gravemente afectada por el cierre de empresas, personas que pierden sus trabajos, cierre de negocios, hay colectivos como los trabajadores de la hostelería y el turismo que, están enfrentando una situación que hace unos meses era impensable.

 

Es por todo lo anterior que vemos que las colas de gente solicitando ayuda en los comedores sociales que la ONG Remar tiene en tantos países, lejos de terminarse, van aumentando cada día.

En Reino Unido, aumentan las colas de personas que se acercan a los comedores sociales en ciudades como Londres y Nottingham, gente que hace un tiempo tenía una situación económica y laboral más o menos estable. Nuestros compañeros allí, nos dicen: ¨hace unos meses esto no nos lo podíamos ni imaginar, esto no parece Inglaterra¨, nos cuentan asombrados. El ambiente en general es de incertidumbre y preocupación por lo que pueda venir.

 

En España, también seguimos compartiendo el pan con el necesitado. Familias que se ven desamparadas, muchos llegan a nosotros a través de los Servicios Sociales de sus ciudades, donde les comunican que la ONG Remar puede ayudarles.

Los voluntarios de los comedores sociales de Remar, continúan esforzándose cada día, para realizar esta importante labor, desde buscar, preparar y repartir los alimentos en cada comedor, como también ocuparse de los gastos derivados de esta actividad, porque estamos llamados a hacer el bien.

“¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” - Romanos 10:15