Remar El Salvador acción social

Desde 1994 REMAR El Salvador ha estado trabajando en la ayuda y sostenimiento de niños, mujeres y disminuidos físicos.

Allí se han abierto diferentes Centros de Acogida y Centros de Formación Profesional, instalándose un total de 51 centros sociales para atender a una poblacion de 720 personas en régimen interno, y ofreciendo atención a más de 1.660 personas en los demás servicios.

En la localidad La Libertad, a pocos kilómetros del Oceáno Pacífico, se encuentra un terreno donde Remar desde hace años ha ido construyendo vivivendas para dar acogida a niños y niñas, jóvenes y mujeres que han llegado a solicitar ayuda a Remar por diferentes motivos, víctimas de la pobreza, familias desintegradas, también aquellos que se han sufrido las consecuencias de la guerrilla o las pandillas, inmersos en la delincuencia.

Las pandillas salvadoreñas y, en particular, la Mara Salvatrucha (MS13) han adquirido desde hace años cada vez más poder en el seno del país, hasta convertirse en un poder de facto, causando que la población haya vivido con temor durante años.

Muchos jóvenes salvadoreños han caído en esta trampa de las maras, donde han encontrado una falsa familia, y han cometido actos delictivos. Damos gracias a Dios por que muchos de ellos han encontrado en Remar un hogar de refugio y a su verdadero salvador.

Especialmente desde el comienzo de la pandemia, los voluntarios de Remar se han volcado en ayudar a la población de las zonas rurales más empobrecidas, llevando hasta estos lugares alimentos y productos de primera necesidad para poder repartir.

De hecho, Remar recibió hace unas semanas un reconocimiento de parte del Gobierno Salvadoreño por la labor encomiable que lleva realizando en  este país desde el año 1994.

“Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará. Jehová guarda a todos los que le aman, Mas destruirá a todos los impíos. La alabanza de Jehová proclamará mi boca; Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.” – Salmos 145:19-21