La ONG Remar en España y en Guinea Ecuatorial están trabajando para ayudar en la reconstrucción y también ayudar a la población local.

El día domingo 7 de marzo hacia las 13:30 hora local, varias explosiones ocurrieron en el cuartel militar de Nkuantoma, en la ciudad de Bata, capital comercial de Guinea, y sembraron el caos en Guinea Ecuatorial, causando al menos 107 muertos y más de 600 heridos. Un kilómetro a la redonda del cuartel está todo destrozado, y hasta un radio de 4 o 6 kilómetros hay daños en las viviendas y otras infraestructuras.

 

Este siniestro supone la peor tragedia de este tipo en la historia de este país centroafricano de poco más de 1,3 millones de habitantes, situado en el golfo de Guinea y que es una antigua colonia española.

 

En esta explosión quedó destruida la casa hogar que pertenece a la ONG Remar y que tiene capacidad para acoger a 80 niños y niñas de la zona, provenientes de familias en extrema pobreza. También ha quedado destruida la escuela donde estudiaban estos niños, quienes se han quedado sin vivienda y sin escuela donde estudiar, de manera repentina.

Este país, al igual que otros países de áfrica Occidental, son un ejemplo de la desigualdad. De acuerdo con el Informe de 2016 sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, Guinea Ecuatorial tenía un Producto Interno Bruto per cápita de los más altos en la clasificación de riqueza en África, sin embargo, es uno de los países más desiguales del mundo y según el índice de Gini y el 70 % de los ecuatoguineanos vive con un dólar al día. La riqueza del país no se distribuye, y la mayoría de la población vive en extrema pobreza.

 

Lo más complicado a partir de ahora, serán las labores de limpieza y reconstrucción en la zona siniestrada, calculan los expertos que la limpieza del área podría demorarse al menos medio año.

Ante esta situación de caos, la ONG Remar en España y en Guinea Ecuatorial están trabajando para ayudar en la reconstrucción y también ayudar en la medida de lo posible a la población local, que ya tenía una situación precaria antes de la explosión, y además ahora, muchas familias han perdido a seres queridos, han perdido sus viviendas y trabajos, niños que han quedado huérfanos y desamparados.

 

Remar España, se compadece al ver la necesidad en este país. Gracias al trabajo de los voluntarios prepara el envío de materiales y ayuda económica para colaborar con la reconstrucción, pero no sólo para la casa hogar de Remar y la escuela que han quedado destruidas, sino que también se pretende ayudar a la población local en todas las maneras posibles.

Los voluntarios de Remar Guinea, comparten su pan con el hambriento. Al ver la necesidad de las personas, la tragedia, la desolación, buscan la forma de ayudar de manera activa, y Remar Guinea está actualmente repartiendo entre las familias afectadas por la explosión, que han perdido total o parcialmente sus viviendas, 300 menús diarios de comida, para que estas familias tengan un plato de comida caliente cada día.

 

No podemos quedarnos quietos al ver la necesidad de los demás, seamos de los que buscan ser parte de la solución.

 

Remar SOS Guinea Ecuatorial, Solidaridad en tiempos de crisis.

 “Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a su hermano en necesidad y cierra su corazón contra él, ¿cómo puede morar el amor de Dios en él?” – 1 JUAN 3:17